La vida es más extraña que en los cuentos!

domingo, 23 de febrero de 2014

Desgano de Occidente

Hay un trozo del cuerpo que me falta
o un trozo de alma que me sobra
extraño algo o alguien casi antes de saber qué es
no me importan las pantallas ni el horario ni la distancia ni el aturdimiento

yo decidí que todo esto pasara
y decidí que el mar se calmara cuando esto sucediera

nadie nota que llevo un collar de fa
y es porque nadie se detiene a observarse o reconocerse los gestos
cuando tanto dice de mí ese artefacto
cuando haría posible descubrir tantos secretos

Descubrí
hace poco
que podría encontrar el agrado en cualquier actividad
Descubrí que podría barrer las calles, vender diarios
atender un mesón, contestar un teléfono y mandar cartas y mails
atender personas, vender palomitas, cortar entradas de algo
hacer el aseo, limpiar baños, hacer capacitaciones, entregar conocimientos...

Todo eso
O nada de eso
Y en todas esas cosas podría llegar a decir que me gusta lo que hago
Porque siempre llega el momento en el que me gusta

No hay actividad menos importante, creo
Y me agrada verlo como ahora

Hay algunas cosas eso sí que siento muy sublimes
Como por ejemplo el crear
tal cosa sigue siendo para mi un tipo de actividad que no se compara con nada
y tan poderosa que hasta ahora ha construido el mundo
y lo seguirá haciendo hasta nuevo aviso.


todo eso
todo eso resuelto 
hasta que alguna persona, 
que no tiene incorporada en su psiquisimo 
la idea de que para mi no signifique tanto un cartón.

entonces noto el peso de lo "esperable", 
de los mandatos sociales, que moldean nuestro pensamiento.

entonces vuelvo a sentir desgano de occidente.
y me sigue molestando el asunto de las monedas en vez del trueque.


Eso nomás, porqe me dolió la cabeza
y no me qiero psicotizar

Gud Nait
 

domingo, 9 de febrero de 2014

De ser parte, globalización y otros demonios

Rara vez me sentí parte de esto, 
de los juegos, 
del curso, 
de mis amigos (hombres, por cierto). 

Había algo así como destellos de pertenencia 
y lo más probable es que se hayan dado en una de esas conversaciones trascendentes qe tenía con mi madre 
o mi hermana 
o Diego. 

Pero con el paso del tiempo hubo cada vez menos ocasiones para compartir esos puntos de vista. 
Con el paso del tiempo o de los años 
alguna parte de mi misma fue conquistada por la globalización, 
o como llamarlo, 
por la vida misma, 
por conductos regulares. 

Me cuestiono ahora 
y culpo 
por haber creído cosas que no eran ciertas y que parecían serlo, 
como por ejemplo 
que el paso por la universidad te asegura algo importante, 
que el asistir a ciertos lugares permite tener una mejor comprensión del funcionamiento de las personas, 
que estar sola es malo 
o bien qe es valiente, 
que el amor es abarcable 
por la ciencia o la psicología 
y existe alguna forma de entendimiento para eso;
que es necesario 
o urgente 
en algún punto de la vida 
alcanzar cierto estatus y hacerlo evidente

En el fondo parece que voy encaminada a cuestionar que las cosas tienen un orden lógico, 
predictibilidad 
o coherencia. 

Hoy para mí no es así. 
Y si alguna vez lo creí, 
hoy me siento inmensamente feliz de tener esta conciencia. 
(bueno quizás la palabra inmensamente es una exageración) 

Siento qe se ha abierto una dimensión enorme en mi cerebra 
Y que va a permitirme alcanzar cosas sumamente relevantes. 
Es casi como sentir un nuevo nacimiento. 

Pero probablemente sea un delirio. 
Así que adiós.
 

martes, 8 de octubre de 2013

Rino Love

Lindolindo léeme y ríete, 
teclea y saca la vuelta.
Escóndete pa que no te miren feo.
Pero que pésimo que te miren feo porque sos tan lindo vos. 
Quien te mire feo se irá al infierno, te lo digo yo.
Y mañana o pasao o cuando sea te leo yo.
Y mañana o pasao o cuando sea te espero yo, con un tecito deslavao y sin azúcar, 
pa calentar las manitos,
y pa que saquemos la vuelta los dos.

La señorita del Medio, la señorita del Miedo

A la señorita le da miedo una cosa
le dan miedo dos cosas
le dan miedo tres cosas.
Todas las cosas le dan miedo.

A la señorita le dan miedo todas las cosas.
Y cuando eso pasa ella se arranca de la lluvia, 
para que no la borre.
(porque cuando se tiene mucho miedo el cuerpo se pone transparente, y unas pocas gotas bastan para hacer desaparecer cualquier alma)

Entonces figúrese usted cómo lo hace.
Se levanta y no se baña, no puede.
Si va al lago sólo lo puede ver de lejos.
Si quiere llorar se aguanta, sería fatal.

Y así transcurren sus días,
sólo observando todas las cosas (líquidas) que más desea,
para no desaparecer.

domingo, 7 de julio de 2013

Fa Nida

Acelerada.

Casi siempre y desde hace algún tiempo se me pude ver así, acelerada.
Como si me faltaran los minutos y las horas, 
o los días 
o las instancias 
o los espacios
para lograr MIL y unas cosas que quisiera lograr,
o que DEBIERA lograr,
o que me imagino que sería bueno lograr.

Y qué es lo que pasa realmente?
Que así escapo.
Huyo de lo que pide mi corazona a gritos 
y que es lo único que más me importa en la vida.

Y qué es eso?
Qué es lo que más me importa en la vida?
Lo que más quiero yo?


Un Nido.
(Familia, Nido y Pajarit@s que nazcan de mí)

Por eso soy Fa Nida.
Para que aunque sea mi nombre 
me traiga el calorcito que tanto tanto tanto 
tanto tanto tanto tanto tanto
anhelo.

martes, 28 de mayo de 2013

El cuerpo del miedo

Mi cuerpo es el cuerpo del miedo. 
Y lo he descubierto esta noche.

Mi postura, 
músculos, 
huesos 
y piel, 
están marcados por el miedo. 

De la cintura para arriba, 
soy como de ladrillo 
o cemento. 
O algo así,
bien duro y frío.

(De la cintura para abajo aún conservo el calor)

Tengo miedo de que me invadan el espacio 
o todos los espacios.
Tengo miedo de encontrar todos los cabos sueltos.
Tengo miedo de que descubran que tengo un botón de apagado.

Esta noche siento 
que soy un bonsái de mi misma,
como si una fuerza extraterrestre me impidiera expandirme 

en todo
lo que podría alcanzar 
a ser.

(y a continuación la canción más correspondiente)
Buenas Noches!

sábado, 27 de abril de 2013

Sin Tigo

Heme aquí. Según lo predicho por ti; según lo negado por mí.

Vine a contarte que mi vida está siendo dominada por los excesos.
Ya no me culpo-impido-mesuro con los chocolates,
azúcar,
pan,
almendras,
helados
ni
sopaipillas.

Y no sé cómo llegué a esto.
Pero siento que tiene una enorme relación
contigo.
Con el sin-tigo,
más bien.

Porque
ese domingo
traspasaste todos mis límites.
Todas mis barreras.
Todas mis torpezas.
Todas mis huidas.
Y eso,
de cierta manera,
me dejó cojeando.
O,
como mínimo,
me desdibujó un poco el contorno.

Entonces ahora no sé nada.

Me tiemblan los límites y los contornos.
No sé si quiero o no quiero pan, por ejemplo.
O si me apetece o no un chocolate.
Simplemente los tomo y como.

Y yo sé
muy ciertamente que todo esto,
el decirte "no no" bien convencida,
es lo mismo que un te quiero de cabeza;
es lo mismo que un "sí sí" pero invertido;
es lo mismo que un "sí sí" beligerante.





jueves, 18 de abril de 2013

Algún Año Nuevo


Ni siquiera sentí que el 2007 realmente había terminado. De pronto tod@s se abrazaban felices, comían lentejas, depositaban 3 uvas y un anillo de matrimonio en una copa de champaña, gritaban hacia la calle por las ventanas, comenzaron a dar vueltas con una maleta en la mano.

Yo daba y recibía abrazos por inercia, como cuando te pillan por sorpresa y no sabes qué responder ni hacer. Como cuando sales y el día está soleado y de pronto se cierra el cielo y cae la lluvia furiosa (y obviamente andas sin paraguas).

Por la noche, luego de los abrazos, estaba la misma gente de siempre. Yo sentía algo en el alma, algo raro, algo creciente, algo turbio, algo luminoso, no sé. Algo. Algo de lo que el resto se dio cuenta. Él preguntó:

- ¿Qué te pasa?
- Es que no siento que esto sea un año nuevo.
- ¿Por qué?
- Porque no. Intentaría explicarme, pero nunca me resulta por completo.
- Pero Fa, siempre con las crisis existenciales, ¿No puedes simplemente estar bien?
- Podría, pero sería una completa falsedad.
- Que sea una falsedad entonces.

El resto de la noche fue aún peor. Terminé yendo a la casa de alguien que no conocía. No quería estar ahí. Y risas y risas y risas fuertes y risas más fuertes y más fuertes y más risas. Y más falsedad.
- ¿No quieres un ron?
- No me gusta.
- ¿Cerveza?
- No, gracias.
- ¿Algo?
- Estoy bien, en serio, gracias.

Finalmente pasó el tiempo y ni una partícula de mi cuerpo-mente sentía que había sido un año nuevo, o una etapa, o qué se yo, algo importante. Al menos algo que se transformó. Nada.

Después vinieron otros días, todos iguales, y rápidos. Hasta que fue el día de mi defensa de Tesis, que sí me ayudó a sentir que realmente algo terminaba. Alguna parte de todo eso fue frustrante.

Ese mismo día recibí un mail que, a pesar de estar disfrazado de formalidad, me cambió ideas preconcebidas. Completa sorpresa para mi vida que transcurría, día tras día, aún sin darme cuenta de que estaba en el 2008, año que prometí sería el mejor de mi vida. Cuando llegó ese mail, me recordé que este año era "ese" año. Pero no lo creí por completo. Claro, al parecer nunca creo las cosas por completo. Pero  la vida estaba recordándome que es extraña, que da vueltas, que sorprende, y todas esas cosas que hacen que la vida sea interesante de vivir.

Ahora, ayer, sentí que empezaba el 2008. Me trajo de regalo un artiser. Un artiser que se complica con la cercanía física, como que tiembla a veces y pide permiso para dar abrazos. Un artiser que es escéptico, pero que finalmente, cree en la magia.

Luego de el encuentro llegué a casa embotada, como en un sueño. Jugué a repetir una y otra vez lo que había vivido. Y jugué también a cambiar algunas cosas en el guión...

___________________________________________________________________________

Compartido ya mi pichicuento, les dejo con una de mis mejores películas del 2008.
Orbuá!

martes, 9 de abril de 2013

Te extrañé y Pá

Te extrañé. 
Y con decir esto sé que ganaste al decir que te extrañaba. 
Extrañaba extrañar a alguien. 
Ahora, el problema es que yo misma no puedo entender qué pasa, que ME pasa.

Lo cierto es que, lo primero que pensé en la mañana fue en ti y mi plan para que no te duela la espalda. En realidad pensé más en tu espalda que en ti, supongo que igual vale.

Y me da pena, porque no debiera pensar tanto en ti, o por lo menos lo que siento y mi forma de expresarlo no debiera ser tan frontal. (En estas situaciones más vale ser diagonal)

Además, ayer pasó algo super catastrófico y fue que, estaba esperando mi turno en una fila infinita (saqué un número) y me acordé de ti y te envié un mensaje. Me respondiste y sonreí harto rato. Luego me di cuenta que mi número había pasado hacía como 20 números. Menos mal que el chico que estaba en el mesón me vio con cara de pregunta y me atendió igual. Le regalé una manzana por su gentileza y todos sus amigos lo molestaron. Esa fue la parte chistosa.

Yo no sé qué me pasa. Pero debe ser sólo a mí, como siempre pasa en todos los universos que habito.



viernes, 8 de marzo de 2013

Sucesos Históricos de Regreso de Vacaciones

1.- Antes, yo leía los libros de atrás para adelante. O leía los capítulos saltados y en desorden. Pero los libros llegan a la última página y es inevitable y triste para mí. Por mucho que lo evité durante semanas, el libro llegó al final y  me deja con nostalgia de cuando me despertaba con ganas de saber qué iba a pasar ahora. Me pregunto si siempre habré sido así, con nostalgia de las cosas... y me pregunto más ahora que el Felipe me dijo que a él le gustaba mucho más el presente y el futuro. Será que cuando las cosas pasan no me doy cuenta y por eso las recuerdo con cariño después? Iré a extrañar más rato el té con miel que me estoy tomando ahora?

2.- En casa tenemos calefont y es una gran experiencia. Durante toda mi infancia y adolescencia nunca tuve, y por los siglos de los siglos me acostumbré a dos cosas: el agua fría casi escarchada del sur y lavarme por presas. Pero al parecer, con el pasar de los años hay esfuerzos que ya no soy capaz de hacer y la comodidad me la gana. Un calefont es comodidad y estas mañanas que he podido bañarme con agua caliente me he sentido muy bien. Será que ya comenzó oficialmente mi vejez?

3.- Dormí con una araña de rincón gigante. Y no fue una prueba de valentía. Al despertar el martes cayó desde mi cabeza la araña en todo su esplendor y la guardé por si encontraba alguna picadura en algún insólito rincón de mi cuerpo. Al final del día no tuve ninguna picadura o mordedura, y me sentí pésimo de haber dado muerte a un ser vivo que jamás me atacó. yo ataqué primero "por si acaso". No sé si eso estará bien.

4.- Me rendí. Desde mi regreso a Santiago soy una masa de ansiedad, desorden y agorafobia. Y luché CONTRA estos males. Ahora decidí que no tengo por qué luchar con ninguna de estas cosas y decidí rendirme a ellas. Soy la ansiedad, el desorden y el miedo. Qué más da? Ya vendrán tiempos mejores. Por ahora es el tiempo de acompañarme con mi planeta de música, letras y google earth.